La caída de cabellos por estrés


Hay muchos, muchísimos factores de diferente índole que pueden desencadenar el problema de caída de cabellos y la alopecia o incluso acelerar su avance, un ejemplo es el estrés y también hay que tener el cuenta que dicho estrés es desencadenante de otras muchas patologías en el ser humano.

caída de cabellos o calvicie por estrés

La caída de cabellos por estrés, ¿a qué se debe?

Aunque pueda parecer algo totalmente improbable, tanto el estrés físico como el estrés emocional (principalmente este último), es un potente desencadenante de caída de cabello o pérdida de pelo, si se da durante periodos prolongados de tiempo debido a la liberación de ciertos mensajeros químicos como la adrenalina y el cortisol, y otros neurotransmisores los cuales son capaces de dañar los folículos pilosos a un nivel grave.

Los únicos tratamientos para tratar la alopecia de esta índole es relajarse y reducir los problemas de la vida diaria y como es obvio, el estrés. Principalmente suele darse por temas laborales o amorosos.

Tipos de alopecia que desencadena el estrés




Los dos tipos de alopecia, de las cuales puedes encontrar una definición más extendida en esta misma web, son la alopecia areata y el efluvio telógeno.

La alopecia areata no es más que una caída del cabellos en una zona en específico, básicamente es la aparición de una especie de parches sin pelo en la cabeza, una vez solucionado la raíz del problema (estrés), el pelo vuelve a crecer con normalidad, salvo en aquellos casos que dichas zonas se hayan quedado totalmente despobladas durante un periodo largo de tiempo.

En cuanto al efluvio telógeno simplemente nuestro cabello se desprende antes de que haya pasado su ciclo completo de vida y se produzca un cambio de los capilares en los folículos. Esta es mucho más lenta, a no ser que hayas otras causas subyacentes que potencien su caída, y a diferencia de la areata, puede pasar todo el tiempo posible que una vez solucionado el problema el pelo volverá a crecer, no suele producir la aparición de zonas totalmente despobladas.

Estrés y caída de cabello o calvicie, profundizando sobre sus causas

Los folículos tienen una amplia gama de receptores adrenérgicos y de otros tipos de neurotransmisores, cuando estamos ante una situación de estrés, tales como el neuropéptido P o la norepinefrina, luego está también el tema de del factor de crecimiento nervioso o neurotrofina NGF, el cual varía en el tiempo, si este se eleva, aumentando la cantidad de receptores de neurotransmisores en los folículos y coincide con un periodo de estrés en el que los neurotransmisores están elevados, y si está combinación se da cuando nuestro pelo se encuentra en la transición de la fase anágena a la catágena, el folículo se inflamará y se detendrá de manera violenta el crecimiento de este hasta que los marcadores biológicos vuelvan a su normalidad.

Tratamiento de la calvicie o caída de cabello por estrés

Para poder aliviar un poco la caída, se pueden utilizar cremas tópicas de corticoides para reducir la inflamación en el efluvio telógeno, minoxodil en la alopecia areata o incluso la fotoquimioterapia, aunque la mejor opción es acudir a un psicólogo, ya que estos tratamientos no son más que una especie de parche para aliviar alguno de los efectos secundarios de unos altos niveles de estrés, cuando pueden causarnos problemas muchos peores como patologías cardíacas si no lo tratamos.



Comparte este artículo

One Response

  1. Mireia

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *